Identidad Digital Corporativa

La identidad digital ya forma parte de nuestra realidad social. Las empresas, tradicionalmente más reacias a abordar este tema, han descubierto la importancia de cuidar y crear una identidad digital corporativa.

De todos los actores afectados por la identidad digital, son las empresas las que han tenido el trabajo más duro. No porque sea difícil, sino porque han tenido que mover toda su maquinaria para salir de la zona de confort del mundo offline, y explorar un nuevo territorio, donde la rigidez y las normas con las que se trabajaba, han desaparecido. Esa aparente falta de guía, genera vértigo. La clave reside en el sentido común y por tanto, en la capacidad de adaptación.

 

La identidad corporativa, se presupone muy controlada y predefinida por un propietario "oficial". Existe un portavoz designado que habla en nombre de la empresa, y un departamento de comunicación que define el contenido. Sin embargo, en la realidad online, no toda la información se puede controlar, surgen voces colaterales y con crediblidad, que generan contenidos: ejecutivos que publican entradas de blog, empleados que usan twitter... todas estas voces conforman la huella digital de la empresa.

 

Identidad Digital CorporativaAdemás de la información que se genera desde la empresa, se suma lo que dicen los demás grupos que se encuentran en su marco de influencia: proveedores, competidores y sobre todo clientes, que si bien antes eran meros espectadores, ahora se convierten en influenciadores y por tanto en los mejores vendedores o en los peores detractores.

 

Para las empresas, marcas y organizaciones, tratar de controlar toda esa información es, además de casi imposible, contraproducente. Lo que se puede y debe hacer es, monitorizar y tratar de influir, ayudando a compartir mejor, y mejorar la notoriedad de la fuente oficial.

 

La notoriedad es un elemento directamente proporcional a la capacidad de influir. Las marcas reconocidas y reconocibles, tienen la gran ventaja de ser grandes influenciadores. Han pasado de tener clientes a tener fans. Para trabajar esa capacidad de influir, es preciso definir un Plan de Gestión de Identidad Digital Corporativa. Adelantamos algunos puntos claves, aunque será objeto de una próxima entrada más detallada:

  • Análisis de la situación actual de la empresa en el entorno digital, su presencia en las diferentes redes.
  • Definición de los objetivos: cómo ser percibida, dónde estar, cuál es el target...
  • Estrategia: definir el tono, tiempo, herramientas, contenidos, plan de contingencia...
  • Plan de acción: crear una presencia en las redes en las que se tiene que estar, generar contenidos, crear conversación...
  • Monitorización: saber lo que se dice de la empresa en las diferentes redes.

--

Puedes suscribirte por email al resumen mensual de Marketing Tribal, o por RSS

Síguenos en Linkedin, Twitter o Facebook

 

Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
w
b
m
x
a
F
Enter the code without spaces and pay attention to upper/lower case.